Índice  general

      Problemas, peligros y averías más frecuentes

Índice particularr

Desnivel de las piedras

La volandera

Las tormentas

Cambios de viento
Sorry, your browser doesn't support Java(tm).

         Las máquinas se averían. Las máquinas dan problemas. Una máquina  tan enorme como el molino tenía sus problemas y su peligros. De eso trata este capítulo.


            Durante el trabajo había que tener cuidado con que la piedra se desnivelara. Cuando esto ocurría se decía que la piedra tenía cabeza. Para nivelarla se daban golpes alrededor de donde se asienta el eje de la linterna, o se daba un golpe al caballo con el mazo para que la sopuente moviera la piedra y se quedara a nivel.


También podía ocurrir es que la rueda volandera se acercara mucho a la linterna. Entonces se levantaba el freno (se frenaba). Se metía una cuña entre los dos elementos para separarlos. Luego se daban golpes a las cuñas del rabote para asegurarlo (acción que se denominaba atacar).

            Estos desajustes debían ser corrientes. La rueda catalina también llevaba cuñas en su interior para sujetarla.


            El molino era especialmente peligroso cuando había tormenta. por su altura era especialmente atractivo para los rayos. Además, dada la madera que tenía en su maquinaria y el carrizo que muchos de ellos tenían por techo; era fácilmente combustible.


            En las tormentas (nubes en el lenguaje rural) hay bruscos cambios de viento: lo mismo de fuerza que de dirección. En estas condiciones moler también era peligroso. El molinero con el tiempo así solía decir que cada nube tiene su aire, aludiendo al hecho de que según cambiara la nube así cambiaba el viento.


La portada de Madridejos
www.madridejos.net
Desarrollado por Pedro-Luís Camuñas Rosell

Hit Counter