La portada de Madridejos DATOS-INFORMACIÓN     CULTURA-OCIO-DEPORTE
HISTORIA-EDIFICIOS       FIESTAS-TRADICIONES
ETNOLOGÍA-ARTESANÍA usuari@s viendo la página GASTRONOMÍA

CARNAVAL 2015


PULSA PARA VER


PULSA PARA VER


PULSA PARA VER


CARNAVAL 2014

PULSA PARA VER

PULSA PARA VER

PULSA PARA VER

PULSA PARA VER
 


CARNAVAL 2013

PULSA PARA VER

PULSA PARA VER


CARNAVAL 2012

PULSA PARA VER


PULSA PARA VER


PULSA PARA VER


DESFILE DE COMPARSAS POR GREGORIO BARBERO

REPORTAJE DE FRANCISCO RODRIGUEZ = DESFILE DE COMPARSAS


DESFILE COMPARSAS POR SOLEDAD TANTE


CARNAVAL DE MADRIDEJOS por Carlos del Moral


DESFILE DE COMPARSAS por Juan Encinas


por Luis Arribas 0 PULSA PARA VER


PULSA PARA VER


CARNAVAL 2011


 




por Pablo López Núñez



por Angel Díaz-Delgado Alonso

 VER PROGRAMA COMPLETO
 

 MASCARITAS COLEGIO CERVANTES
MASCARITAS COLEGIO CERVANTES
CARNAVAL 2010



ENTIERRO DE LA SARDINA
CARNAVAL 2010



BAILE DE MASCARITAS
CARNAVAL 2010

BAILE DE CARNAVAL Y COPAS 2010

 

AL FINAL SE CELEBRÓ EL 28-2-2010
 


Mascaritas del pueblo en la Plaza Baile en el Pabellón de Calle Santa Ana Desfile con 20 grupos E L I G E Á L B U M: MASCARITAS, BAILE o DESFILE

MASCARITAS EN LA PLAZA / BAILE EN EL PABELLÓN SANTA ANA / DESFILE CON 20 GRUPOS



CARNAVALES DE MADRIDEJOS
ÁLBUMES DE FOTOGRAFÍAS + VIDEOS en

CARNAVAL1980-1990
CARNAVAL 2005
CARNAVAL 2006
CARNAVAL 2007
       
CARNAVAL 2008

 Presentación 236 diapositivas del año 2008

       

VIDEOS DEL CARNAVAL DE MADRIDEJOS / AÑOS 2006-2007 en You Tube

 

vídeo

vídeo

vídeo

vídeo

 

 

vídeo

vídeo

vídeo

vídeo

     

vídeo

vídeo

vídeo

 

 


SARDINADA 2008


 



DESFILE 2009



CARNAVAL EN MADRIDEJOS ANTERIOR A 1.936
    
En este Madridejos, que es mi pueblo y que pertenece a la Provincia de Toledo, que además está enclavado en tierras de La Mancha, por donde estuvieron viviendo sus aventuras el hidalgo Don Quijote y su fiel escudero Sancho Panza, y que sin saber por qué motivo, nos tienen puesto el mote de barrudos, que es donde yo he nacido y en donde he pasado los muchos años de mi existencia.
       Voy a ver si recuerdo y lo puedo escribir con los mayores datos posibles, de la forma de cómo se celebraban los CARNAVALES en los años anteriores al 18 de julio de 1.936, que es cuando empezó la Guerra Civil española.
Por José Moreno Rosell 1915-1996.

 LUGARES DONDE SE CELEBRABAN: Era por todas calles del pueblo, pero la reunión general a concentrarse todo el personal era el Paseo del Cristo del Prado, lo mismo los vestidos de máscaras, como los destapados de paisano. Este lugar se ponía que prácticamente no se podía andar.
       Primeramente existían dos CASINOS: el primero el llamado RECREATIVO, que más se le conocía como el CASINO DE LOS RICOS, que sus socios eran o aparentaban tener más dinero, pues por lo menos sus ocupaciones de trabajos y la forma de vestir así lo parecían. A pesar de tener una directiva compuesta por miembros que eran socios, la explotación la hacía su dueño Julián fuentes, ayudado por sus hijos Gregorio, Pablo, María y Guillermo, así cobrar una cantidad de dinero por meses a cada socio.

Estaba en la calle Real, que posteriormente varios años después de la guerra, desaparecidos el padre y hermanos mayores, quedaron como dueños María y Guillermo; María se casó con Antonio Sánchez Catalán, haciendo obras y desapareció como casino y se convirtió en el CINE ALCÁZAR.

Pasaron más años y realizaron más obras, para también desaparecer el cine, haciendo un salón para celebrar BANQUETES DE BODAS, llamado LOS MOLINOS.

El segundo era el llamado CASINO ARTESANO o SOCIEDAD PROTECTORA ARTESANA, que se componía de socios de los oficios de artesanía, como carpinteros, albañiles, herreros, panaderos, comerciantes, muy pocos agricultores, etc. Estaba y sigue estando en la calle Teniente Infante nº 14, pero ahora se llama SOCIEDAD RECREATIVA CULTURAL ARTESANA, aquí se vinieron a hacerse socios varios del desaparecido CASINO DE LOS RICOS.

Era y es regido por una directiva formada por socios, renovadas cada año, aunque es también nuevamente votada para más tiempo. Había y hay un conserje para explotar las consumiciones de bebidas y para la limpieza. Cada socio pagaba y sigue pagando, una cuota mensual para cubrir todos los gastos que tiene.

También en este casino, se han hecho infinidad de obras, siempre con la intención de mejorar sus instalaciones y proveer de más comodidades para sus socios.

Cuando existían los dos, había algo de rivalidad, para ver QUIEN SUPERABA A QUIEN.

Pasó un tiempo y se fundó un tercero, que fue puesto como mote CASINO DE LA SOGA, porque sus socios eran casi en su totalidad agricultores, y porque éstos llevaban un manojillo de esparto debajo del brazo y se entretenían en hacer SOGUILLA. Estaba en la calle Toledo nº 1, que desapareció y hoy está convertido en vivienda particular.

Todavía se fundó un cuarto, llamado CIRCULO MERCANTIL, que fue fundado por jefes de comercios y sus dependientes. Estaba en la calle Arroyuelo Medio nº 4, su dueño era Maximino García; fueron pocos socios y se disolvió pronto; luego aquí instalaron el Centro de Falange Española; hoy es propiedad de un vecino de esta población.

Hecha la presentación del lugar Paseo del Cristo y de los Casinos, a celebrar los bailes, diré que la música utilizada para ello era la siguiente:

Para el RECREATIVO, como era de gente más elegante, solían contratar una orquesta que era de algún pueblo forastero, incluido una muchacha ANIMADORA.

Para el ARTESANO, era el traer un organillo en alquiler para toda la semana que duraba el Carnaval, que ya traía dentro todo un repertorio de música variada, bailable, pasodobles, mazurcas, tangos, etc. Tenía encargados para dar a la manivela, a Ricardo el de la Infanta, Joaquín Álvarez “Garrón”, y al tío Manolo el Sacristán.

Los Casinos de la SOGA y el MERCANTIL, era con orquestas de aquí del pueblo.

Aclarado un poco todo lo anterior y llegado el primer domingo de los Carnavales, voy a ir presentando a las MÁSCARAS (mujeres) y a los MÁSCAROS (hombres), de las cosas que hacían. Me voy a referir a lo que ocurría el domingo, lunes, martes y domingo de la Octava, que era el último día.

Este primer domingo para empezar a celebrarlo, se vestían algunas mujeres, recorrían las calles del pueblo, y con quien se encontraban, a darle la TABARRA con voces de ¿A QUÉ NO ME CONOCES, JUAN, PEDRO o ANTONIO?.  También se metían en las casas de su confianza y aquí a lo mismo. Hombres también, pero muy pocos, que casi siempre eran uno a uno en solitario. Por las tardes ya era vestirse en grandísimas cantidades y de infinidad de formas, en el vestir, que iré explicando poco a poco.

En las calles del trayecto que iban al anteriormente mentado Paseo del Cristo, todas las aceras era el poblarse de mujeres y pocos hombres, y sentadas en sillas en las puertas de las casas, que además de las dueñas familiares y conocidos de otros barrios más lejanos, a presenciar el paso de la gente; siendo de edades que iban ya a mayores, pues las jóvenes vestidas de máscaras o sin vestir habían marchado al Paseo del Cristo.

Voy a empezar, como no, con el sexo femenino las primeras, para que así no se me enfaden.

Se vestían con ropas antiquísimas que usaban sus antepasados, que muchas llamaban la atención por su colorido y dibujos, como asimismo por la hechura de modelos muy antiguos, pues en estas fiestas era solamente cuando las sacaban de las arcas y de los baúles, pero ya el resto del año eran guardadas. También se vestían con toquillas de PELOCABRA en colores con bonitos bordados, refajos, mantones de Manila o de China, etc.

Iban en cuadrillas, pues aunque también solía ir alguna sola, eran poquísimas. Su principal cometido era el chillar cambiando la voz para no ser conocidas, diciendo siempre la frase ¿a qué no me conoces Fulano o Mengano?; también le aumentaban el pronunciar otras palabras COCHINETAS y  muy atrevidas, pues con eso de llevar la cara tapada creían que no eran conocidas.

Las ARMAS que llevaban para dar más guerra eran: unos ZORROS de los usados en las casas para sacudir el polvo, que con ellos golpeaban en la espalda diciendo que necesitaba una limpieza, o con un cepillo de la ropa para el mismo menester, o con una escoba pequeña dando escobazos, o con unas tenacillas de las de rizar el pelo, ya que querían HACERLE LA PERMANENTE, o con un peine empeñada en hacerle un buen PEINADO A RAYA, o con alguna otra cosa por el estilo.

Había alguna más complaciente, y su misión era con un frasco de colonia acoplado un pulverizador, dedicarse a echar el oloroso líquido sobre la parte de la cabeza al que le gastaba esta broma, que desde luego era agradable. Lo peor era el aguantar a todas a la vez sus voces mientras golpeaban con los objetos antes dichos.

Los varones para defenderse era el agacharse la cabeza y salir corriendo, que era también perseguido por las féminas.

 LAS REPRESENTACIONES CARNAVALESCAS:

 LAS BODAS: Se tenían que juntar muchas personas, casi todas mujeres, que intervenían también gente menuda; generalmente se ponían de acuerdo vecinas, familiares y amigos. Todos vestidos con ropas muy presentables, a intervenir en lo que se había celebrado. Era ni más ni menos que una boda.

Hay que empezar precisamente por los recién casados. La novia vestida de manto o con vestido más moderno, que le había sido fácil de conseguir por alguien de su familia o vecina. El novio también vestido como si fuera verdad el que se hubiera casado (estas dos vestimentas se pueden leer en el cuaderno que tengo escrito de DOS BODAS: ANTIGUA Y MODERNA).

A estos recién casados, les acompañaban los padrinos y también el padre del novio y el padre de la novia. Todos solían ser mujeres, pues los que hacían de hombres, como es natural con ropa de varón. Luego a continuación todo el acompañamiento se acercaban a las personas y recibían la enhorabuena, que ellos correspondían con muchas gracias, y les obsequiaban con un puñadito de garbanzos tostados. Así de esta forma pasaban la tarde.

 LOS BAUTIZOS: Bastantes mujeres y también gente pequeña, vestidos normalmente, pero con ropa muy decente, representaban el venir de bautizar a algún niño o niña, que hasta algunas veces eran dos por haber nacido gemelos. Como costumbre de aquí del pueblo, la encargada de llevar en brazos al recién bautizado era la que había sido la madrina. El niño era un muñeco grande, vestido con ropa llamada de FALDONES DE CRISTIANAR. Bastantes veces estos muñecos, eran sustituidos y llevaban niños de verdad. Lo peor era si empezaba a llorar y entonces su madre le tenía que callar dándole su alimento. Para ello era meterse en cualquier cada de las más cercanas, para aquí dentro darle su ración correspondiente. Luego, nuevamente, a recibir enhorabuenas y decir lo hermoso o hermosa que era. Para corresponder a estos halagos, un puñadito de garbanzos tostados.

 CON DEFORMIDADES: Algunas máscaras se vestían con una CHEPA grande, para con esto y un andar de mala forma, ser menos conocidos. Se acercaban a las personas y con voz de lamentaciones, decían que el destierro las había proporcionado esa desgracia.

También varios con la tripa muy abultada, en situación de estar embarazada, para de esta forma que la conocieran menos. Se acercaba a las mujeres para no mentar su situación, que para hacerlo pronunciaba palabras muy atrevidas.

Que me perdonen las mujeres, por las cosas que me haya dejado en el tintero sin escribirlas, pero es que de momento no recuerdo ninguna más.

 Ahora me voy a referir a los hombres:

 TIRAR CARAMELOS: Un MASCARÓN, dos o tres, en cuadrilla, se vestían con cualquier clase de vestimenta, que llevaban unas talegas grandes, que iban llenas de caramelos. La chiquillería como tiene buen olfato, en gran cantidad alrededor de ellos. Llegado a un ROGAL donde había mujeres sentadas en las aceras, allá mandaban unos cuantos caramelos, que también allí iban los chicos a cogerlos, como esto no se hacía con orden, arrollaban todo lo que les estorbaba, que era volcar a las mujeres y a las sillas, que parecía que había habido un terremoto. Las mujeres sin gran enfado, que de todas formas les decían algunas cosas feas, pero así quedaba la cosa, pues ellos caminaban para delante y ellas a enderezarse, que las de mayor de edad tenían que se ayudadas porque ellas solas no podían hacerlo. Cuando llegaban al Paseo del Cristo, como estaba lleno de gente, también armaban mucho JALEO.

 ¡ ALIGUI, ALIGUI ! : Con una caña en la mano izquierda, una cuerda atada a la punta, y en la punta de la cuerda en una lazada sin apretar puesto un higo. Le pone en posición vertical y en la mano derecha una pequeña vara para ir golpeando la caña, y así la cuerda con el higo se moviendo constantemente,  al mismo tiempo va diciendo las palabras “ALIGUI, ALIGUI, con la mano no, con la cara si”. También llevaba por delante bastantes muchachos que dando brincos intentaban dar el bocado al higo, que era dificilísimo. Cansados de tanto intento, alguno cogía con la mano el higo y a correr se ha dicho, pues el MÁSCARO le quería dar un palo con la vara de golpear.

 RATONCILLOS POR CANARIOS: Había quién tubo la paciencia de poder conseguir coger unos cuantos ratoncillos vivos pequeños, que seguramente los tuvo algún tiempo alimentándolos para que no se murieran, que ahora llevaba metidos en una jaula de canarios. Se acercaba a las mujeres con el propósito  de venderles un “CANARIO FLAUTA”, usando palabras de propaganda “que eran muy cantores”, “que se les vendía baratos a buen precio “, y  otras cosas por el estilo. Le acercaba la jaula para que eligieran el que más le gustaba, que entonces el grito dado por el sexo femenino, se oía a mucha distancia, y ahora no hacían falta los chicos de los que intentaban coger todos los caramelos, se levantaban de la silla más que de misa. De esta forma ofreciendo venta de canarios, tardaba bastante tiempo hasta llegar al Paseo, que aquí seguía con su venta.

 VENTA DE POLLITOS: Quien en una jaula un poco grande llevaba unos cuantos pollitos, casi recién nacidos, para ofrecerlos en venta, pues eran de muy buena raza. Hasta había quien llevaba incluso la gallina madre.

 VENDEDOR DE CONEJOS: Con unos conejillos metidos en una jaula, a ponerlos en venta, pues su raza es de la de tener crías abundantes, por lo que es un negocio para luego venderlos y para hartarse de comer su carne en casa.

 VENDEDOR AMBULANTE: Uno que tenía mucha “LABIA”, (facilidad de palabra), para anunciar los artículos que vendía, con una propaganda que sabía hacer formidablemente y con frases muy graciosas. Este era exactamente  Rufo “El Veterano”, bien conocido en el pueblo por su estupendo buen humor. No llevaba puesta careta y la cara era al descubierto. Provisto de una silla al hombro, y una maleta en la mano, no muy  llena precisamente, caminaba dirección al paseo del Cristo. La gente al verle pasar, decían “ya va por  ahí Rufo”.

Llegado al paseo, la silla y la maleta en el suelo. Enseguida le rodeaban bastantes personas, pues ya le conocían de otros años.

En la maleta llevaba muchas cosas todas ellas muy viejas, peines de distintos tamaños, que les faltaba algunas púas, cepillos de dientes, tubos de pasta dentífrica, cepillos de la ropa, maquinillas de afeitar, (no eléctricas), cuchillas para estas maquinillas, brochas para enjabonar la cara, pastillas de jabón, navajas con mellas, cuchillos, cucharas, tenedores, relojes, zapatos, botas, zapatillas, alpargatas, albarcas, calcetines, medias y muchas cosas más, que no las llevaba todas en una tarde, era unas pocas cosas cada día para tener variedad.

Tendría que estar recogiendo todo esto que es inservible durante mucho tiempo, que lo guardará en su casa como unos buenos trofeos.

Cogía un puñado de algunos y se subía a la silla. Desde aquí con los artículos a vender en las manos, a darle a la lengua con sus buenas ocurrencias ofreciendo el artículo, que era baratísimo, que estaba dispuesto a “echar  la casa por la ventana” y “animarse en el negocio”. Terminaba con una cosa y cogía otra, pasando así toda la tarde. A la tarde siguiente llevaba artículos diferentes.

UNO DE MÉDICO: Con maletín en la mano, que en la tapa por duera llevaba pintada la Cruz Roja, bien puesto de corbata y bata blanca, que solía ser una camisa de mujer larga antigua, llegaba el médico. Se acercaba a alguna mujer, dejaba el maletín en el suelo, le abría y sacaba de él unas gomas de las que sirven para reconocimiento, que había sido fabricada por él mismo, las puntas se las introducía dentro de los oídos. La otra parte de las gomas es parra aplicarlas el paciente, que en este caso lo quiere hacer en la parte de delante de la mujer, diciendo “que la va a hacer un reconocimiento”, pues la encuentra con mala cara en señal de estar enferma, o alguna otra cosa por el estilo. Al aproximarle el aparato al pecho, ella retrocede rápido, pues dice que se encuentra perfectamente. Vuelve a insistir mientras pronuncia palabras tranquilizadoras para la enferma, pero como no consigue nada saca un termómetro y se le quiere aplicar en la axila (sobaco). Tampoco consigue el que se le ponga, y como es consiguiente se queda sin saber la temperatura que tiene. Se marcha y enseguida a buscar a otra paciente.

UN PRACTICANTE: Se presentaba un Practicante, también vestido con ropa que se asemejaba a esta profesión, con su correspondiente maletín. Le dejaba en el suelo, sacando un irrigador, o una pera grande, que como llevaba una botella de agua, lo llenaba y se acercaba a la persona que quiere darle la broma, que suele ser una mujer, diciéndola “trae que te ponga una lavativa”, a la vez que intentaba ponérsela en la parte trasera (culete). En este caso, el que hacía de paciente, se revuelve y trata de esquivar el propósito del sr. Practicante.

PARA LOS POTROSOS: Otro que se presentaba como médico, pero era un Protésico, provisto también de maletín, elige enseguida al que va a ser su paciente. Deja el maletín en el suelo y casa un braguero. Con palabras tranquilizadoras dice que “le va a hacer un buen arreglo en la POTRA”, pues es que además está hecho el braguero al último invento, que no le va a molestar nada, que le va a quedar perfectamente  y otras cosas por el estilo, tratando de ir a ponérselo. El que haciendo de herniado, retrocede para atrás y como es consiguiente no se deja, pues dice que él está perfectamente de esa parte. Insiste el arreglador pero no consigue nada, por lo que se va en busca de otro “potroso”.

DENTISTA MODERNO: Otro perteneciente a sanidad, pues también vestido de blanco con la ya mencionada camisa de mujer, se presentaba con unas tenazas grandes, como las usadas en los herraderos para herrar las caballerías, y con un cortafríos y un martillo, también grandes, se había convertido en un dentista moderno. Se acercaba a la persona que decía que tenía una muela picada (a lo mejor era verdad) para con las mal llamadas tenacillas, extraer el hueso dañado, pues iba a ser sin dolor alguno y quedaría nuevo. A pesar de sus buenas promesas, no se fiaba el cliente y quería quedarse con todos sus dientes y muelas, pues solamente con ver las herramientas, ya era bastante para no estar dispuesto a entregarse en sus manos.

EL MEÓN: Había también ingenios cochinetes. Uno vestido con pantalón debajo y  mono ancho arriba, llevaba una chepa muy grande. No era un defecto de deformación suya, es que llevaba debajo de la ropa un recipiente para transportar líquido, en este caso era vino. Desde este envase, por mediación de una goma de color rosado, que llegaba la punta entre las piernas dentro del mono por encima de los pantalones, que era a  la vez tapada con un corcho para evitar el que se derramara el vino. En una cestilla y en una fuente grande honda, tacos de jamón, longaniza, queso, aceitunas, etc. También llevaba un par de vasitos pequeños. Cuando se acercaba a alguno para darle la broma, lo primero era obsequiarle con un tapita, y a continuación se desabrochaba los botones de la bragueta del mono, por donde asomaba la goma rosada, que parecía otra cosa cochina para hacer pis. Le quitaba el tapón de corcho, y el vino iba cayendo en uno de los vasos, que se los iba ofreciendo a la gente y de esta forma quedaban invitados a un chato de vino con aperitivo incluido. Terminada esta invitación, en busca de otros clientes.

DEMASIADO COCHINO: Existía en este pueblo una persona, que era un bromista de marca mayor, que le gustaba gastarlas la mayoría de ellas demasiado pesadas. Era bien conocido por todas las faenas que había hecho. Para no dejarlo en dudas, diré que era José-María Sevilla “Coleta”, de oficio pastor. Era más bien conocido solamente por el mote de “Coleta”, porque efectivamente se había dejado pelos largos en la parte de atrás de la cabeza y se hacía coleta como los toreros, pues además era muy aficionado a esta fiesta. El peluquero encargado de pelarle, por orden de su mujer e hija, le habían dicho que cada vez que fuera a pelarse, que le quitara poco a poco unos pocos pelos. Llegó un momento que se dio cuenta y la cosa se puso fea, pues el peluquero lo pasó medianamente, porque estuvo a punto de sufrir las consecuencias del enfado del tío José-María.

Llegados los carnavales, se vestía de varias formas, que desde luego era para dar la TABARRA lo más posible. Una de estas formas fue el realizar algo muy cochino. Vestido de ropa de mujer, la parte de cintura para abajo, era con un refajo ancho de mucho vuelo, pero debajo del refajo no llevaba nada puesto. Iba provisto de un trompo, que tiraba sobre el suelo y le hacía bailar; cuando se agachaba para cogerle en la mano bailando, daba media vuelta con rapidez para que el refajo se levantara al revuelo que hacía, y entonces enseñar la carne de su cuerpo de la parte de dentro. Esto era demasiado atrevido.

EL DEL CHOCOLATE: Un ingenio guarrete. Vestido de cualquier forma pareciendo a un mendigo, llevaba en un orinal con chorreras por fuera, bastante chocolate hecho; colgado del brazo un cestillo con picatostes; el orinal desde el luego era nuevo sin usar (creo). Se acercaba al que ha escogido para invitarle a tomar el desayuno, que puede ser a un hombre o una mujer, con un picatoste mojado en el chocolate, lo acercaba a la boca para que tirara un bocado, acompañando a esta acción con palabras que se inventa. Para que describir el gesto que hacía el que se encontraba con el picatoste a milímetros de sus labios, que retiraba enseguida la cabeza. Vuelve a insistir en la invitación, que además es gratis y no se va a cobrar nada. Ni que decir tiene que ninguna mujer lo prueba, pero algún hombre come tostada porque comprende y se ve a la vista, que el orinal es nuevo.

EL ESTAÑADOR: Había también quien le gustaba molestar y se presentaba como estañador. Llevaba un cajoncillo atado con una cuerda, que a forma de bandolera iba puesta en el cuello. Dentro unas herramientas necesarias para esta profesión. Voceaba que se estañaba calderos, pucheros, cacerolas, etc. En la mano derecha una lata con unos agujeros para que entrara el aire y no se apagara la lumbre que llevaba dentro, que para ello iba moviéndola, exactamente lo mismo que un estañador de verdad. Lo que no era lo mismo, es lo que iba quemando, pues al carbón le agregaba tiras de pajuela de azufre, de las que usan en las bodegas para desinfectar. Como éstas echaban mucho humo, ni que decir tiene que por donde iba pasando, los estornudos de las personas se van sucediendo, pues el humo producía sus efectos.

UN BUEN PELUQUERO: Era aquel que se presentaba con unas grandísimas herramientas pues se trataba de una máquina, tijeras y cepillo de lo usado por los esquiladores para las caballerías. Se acercaba al que había elegido como cliente dispuesto a hacerle un corte de pelo, que según decía “iba a ser perfecto sin ningún trasquilón”. No se convencía el elegido con las palabras que le decía y menos con las herramientas que veía, por lo que no se dejaba. El peluquero insistía, pero no conseguía nada.

UN BUEN BARBERO: El que en un recipiente bastante deteriorado iba mojando una brocha de afeitar, que untaba en una barra de jabón. Se disponía a darle con la brocha en la cara, que le decía que iba a hacer un perfecto afeitado. Inmediatamente el cliente retiraba la cara para no recibir el brochazo de espuma de jabón. El barbero había escogido una mal profesión, pues nadie quería afeitarse.

PRENDAS DE LANA: Uno que había tenido la paciencia de enseñarse a hacer punto de lana. Con una cestilla pequeña colgado en el brazo izquierdo, donde llevaba un ovillo de lana, saliendo la hebra para ir a las agujas del jersey que iba haciendo. Llevaba ya hecho un buen trozo de un delantero, por lo que se acercaba a alguna mujer para probarle a ver si iba bien. Lo intentaba, pero la que tenía que ser probada no se dejaba y retrocedía para atrás. Lo volvía a intentar, y ante su fracaso, a buscar a otra mujer.

UNA MUJER DE PEGA: Hay quien tenía la facilidad de imitar a la perfección la voz y el chillido de las mujeres. Para ello, se vestía con ropa femenina, arreglándose con suplementos para aparentar una señora bien proporcionada en carnes, Un pequeño sacrificio era el afeitarse las pantorrillas para verlas a través de las medias en lo que quedaba más bajo del vestido, Lo más importante y para que todo pareciera real, se tenía que martirizar para los agujeros en las orejas, para colgar de ellas unos buenos pendientes. Como tenía que lucir esta parte del cutis, iba muy bien afeitado y con una buena capa de polvos para disimular todo lo mejor posible. Otra cosa también importante y de muchas molestias, era introducir los pies en zapatos de mujer. Conseguido todo y con andares muy afeminados, con sus chillidos de voz de mujer, no era tan fácil, como de momento se piensa, el poder determinar si se trataba de un varón o de una hembra. Había algún Don Juan, que se llevaba buenas decepciones al tratar de conseguir una fácil conquista con estas falsas señoras.

UN OSO MUY HUMANO: Tres amigos, uno convertido en animal, otro en domador y el tercero como orquesta, se presentaban de la siguiente forma: El que hacía de animal, en este caso de oso blanco, cubierto su cuerpo con dos pellejos de piel de borrego curtidos, de los que se usaban en las casas para poner encima de la cama en invierno, pues daban mucho calor, atado por la cintura con una cadena de eslabones de hierro, que el domador llevada cogida la punta de la cadena con la mano izquierda, y en la derecha un pequeño látigo hecho con una correa de cuero. De vez en cuando golpeaba con este látigo al animal, para que siguiera bailando, que era al son del de la orquesta que hacía dando golpes sobre un tambor o una lata. De vez en cuando el domador sacaba del bolsillo alguna golosina y se la daba en la boca al animal, que era para tenerle contento y le obedeciera. Era exactamente igual a conforme teníamos visto a los cíngaros que venían por los pueblos, que luego pedían unas monedas, y estos de ahora también lo hace para que sea todo igual, para luego se convidaran estos tres amigos.

 VA DE CUERNOS: Estos espectáculos los hacían solamente por las mañanas. Se tenían que reunir muchas personas, en este caso hombres solos. Caminaban hasta un lugar, plazoleta o un enlace de calles, donde el espacio era un poco mayor, y allí a construir la plaza de toros. Enseguida iban acudiendo personas para convertirse en espectadores y presenciar el arte. Primeramente, tres o cuatro, vestidos con trajes andaluces y mantilla, que algunas veces eran mujeres; daban una vuelta a la plaza. Empezaban a sonar las palmas de los espectadores . . . ficha 56

LOS BAILES

Cuando anochecía, la mayoría del personal a meterse en los salones de baile. Estos salones se ponían abarrotados de gente que era casi imposible el andar, pues para trasladarse de una punta del salón a la otra, había que esperar a que sonara el organillo y tomar la dirección de las parejas que iban bailando. Antes de finalizar, había quien cenaba temprano y se presentaba a coger sitio para ella y a la vez para algunos familiares más, pues luego después de cenar se ponía difícil encontrar sitio libre para poder estar sentados.

Ponían un portero que conocía bastante a los socios y a sus familiares, para que entraran solamente estas personas.

Por las noches, con menos gante, pero aún seguía siendo mucha para el local, acudían pocas máscaras, ya que en vez de careta usaban antifaz, que se le quitaban al poco tiempo transcurrido. La vestimenta muy vistosa y muy variada, pues era para el concurso de trajes, bien de pastor, de andaluces, de baturros o de alguna otra región, o inventado. Las mujeres igual, con antifaz, vestidas de cíngaras, chulaponas, madrileñas, chinitas, etc., muchas de ellas con Mantones de Manila.

A cada lado de las paredes del salón, un par de filas de bancos y sillas, para las que se sentaban. En el centro un grupo de hombres de una punta a otra del salón, por lo que quedaba solamente un pasillo entre estos del centro y los sentados, que era la pista de baile.

Cuando sonaba la música del organillo y se ponían en movimiento las parejas bailando, para poder trasladarse de una punta a otra tenía que ser metido entre los bailadores para poder caminar, a favor de conforme bailaban, pues al contrario era imposible por lo apretados que estaban todos.

Se paraba un poco tiempo para el concurso de trajes.

La terminación era tarde, entrada las primeras horas de la madrugada, y así terminaba hasta la noche siguiente.

LOS PAPELILLOS: Lo que si era mucha costumbre por las noches, era el tirar rollos de serpentinas, como asimismo gran cantidad de papelillos.

Había una cuadrilla compuesta por 4 ó 5 amigos, que para esto de los papelillos eran temidos. En las panaderías como necesitaban bastante sal, la compraban por sacos que eran pequeños. Los amigos que digo anteriormente en su mayoría eran panaderos, se presentaban con estos saquitos, atados con una cuerda en un extremo y en otro, se pasaban la cuerda por la cabeza y en forma de bandolera quedaba el caso debajo del sobaco, y los llenaban de confeti. Con la mano izquierda abrían la boca del saco, para con más facilidad entrar dentro, exactamente igual a los hombres del campo cuando iban sembrando el trigo o la cebada.

Dentro del salón, se hacían dos grupos, uno por la parte izquierda y otro por la parte derecha. Empezaban a casar puñado tras puñado de papelillos y a tirarlos a diestra y siniestra, lo mismo al personal sentado junto a las paredes, así como a los que estaban de pie en el centro, al igual que las parejas que estaban bailando, armando tal revuelo que no cesaba hasta terminar de dar la vuelta completa al salón, que era mucho tiempo, pues lo hacían con lentitud para que la mayoría participara de esa molestia, pues si tal vez agradaba recibir un puñadito de estos papelillos, no es así el tener que aguantar tanta cantidad a puñados llenos.

Atrás iban dejando montones de confeti sobre las cabezas, hombros y parte delantera de las personas. Como daba la coincidencia que muchos recibían de distintos sacos, como en cada uno era de color distinto, parecía el arco iris. Había alguna mujer más abierta de genio que solía decir “Jodíos, no tiréis más”.

Cuando terminaban de dar la vuelta, se quedaba la gente un poco más tranquila, pero de todas formas sin fiarse mucho, pues era estar toda la noche de un lado para otro y no dejaban de tirar, pero era con menos insistencia.

Solían ir al Casino Recreativo, que aunque no eran socios, los dejaba entrar el portero, pero también solían ir al resto de los casinos.

El estar enterado el que escribe esto, de lo que pasaba con los del saco en los casinos, es que daba la coincidencia de que uno de los componentes de la cuadrilla, era yo precisamente.

 Su hijo José-María sigue pasando las anotaciones

carnaval.jpg (10985 bytes)
año 2000
carnaval2.jpg (11764 bytes)
año 2000
carnaval3.jpg (6877 bytes)
año 2000

más Carnavales por otros lugares de España
pulsando aquí

 

Hit Counter
VISITAS DESDE EL 24-1-2012

Madridejos
La portada de Madridejos
pulsa para

otras Fiestas



GRUPOS: "Villa de Madridejos"- "Santa Magdalena" - "Prado Santa Ana"   Banda Municipal de Música de Madridejos

CIEN AÑOS DE FOTOGRAFÍA (1915-2015) / Familia Moreno y Pérez-Olivares
La colección se compone, al día de la fecha, de más de 350.000 fotografías.


 

TODOS LOS ENLACES QUE APUNTAN A ÁLBUMES ALOJADOS EN PICASA HAN DEJADO DE FUNCIONAR,
HAN DECIDIDO UNILATERALMENTE NO DAR ESTE SERVICIO,
CON QUE TARDARÉ BASTANTE TIEMPO EN ALOJAR LAS FOTOGRAFÍAS EN FLICKR

Páginas optimizadas para Microsoft Internet Explorer 7.0 - Google Chrome - Safari - Firefox ® y resolución 1024x768
ESTADÍSTICA CONTENIDO:
PÁGINAS HTML: 2200 / HIPERVÍNCULOS: 16000
IMÁGENES: 3200 EN DISEÑO / 300.000 EN COLECCIÓN FOTOGRÁFICA
ESPACIO:  500 Mb EN WEB / 60 Gb EN COLECCIÓN FOTOGRÁFICA
 
Manda e-mail

Desarrollado por:
¿Quieres conocerme? ¿Quieres conocerme?
José-María Moreno García
Carmen Pérez-Olivares Robles
1997-2016
www.madridejos.net

 

 


www.afotoledo.com

CRONISTA OFICIAL DE LA VILLA DE MADRIDEJOS
Ayuntamiento en Pleno 5-6-2013

siguenos en Facebook SIGUENOS EN TWITTER
 síguenos
 

 

Sitio patrocinado por:

PULSA PARA VER

PULSA PARA VER